Justicia y legalismo – María Elizabeth de los Rios Uriarte

La justicia es la virtud más perfecta, decía Aristóteles, sin embargo, si esta deriva en la imposición de leyes sin juicio prudencial de por medio se vuelve el más imperfecto de los vicios.

La justicia remite a un cierto orden, es decir, a un apego a lo que es de suyo en las personas natural, de ahí que Ulpiano la haya definido como «dar a cada quien lo que le corresponde» lo que significa entender y reconocer lo que es debido en cada circunstancia y con cada persona.

Reforma