Puerta que gira – Luis Wertman

El crimen es, tristemente, un juego de cálculos impulsado por el grado de impunidad que se puede obtener. Si el delito, por razones claramente explicables, tiene una alta posibilidad de no ser castigado,
entonces los criminales se concentrarán en éste para tratar de exprimirle la mayor cantidad de ganancias posible. Cuando eso cambia, generalmente cambia el delito que cometen, por uno que dé la misma o mayor garantía de evadir la pena que contempla la ley.

El Sol de Toluca