Templo mayor – F. Bartolomé

COMO SUCEDE en los regímenes totalitarios, la 4T pretende ahora imponer comisarios de la verdad en las estaciones de radio y televisión, para desmentir cualquier información que no se apegue a la versión oficial. Y eso es lo que justamente hoy se va a discutir en la Suprema Corte de Justicia.

LO QUE podría ser una causa noble -los derechos de las audiencias- se ha convertido en el pretexto para que el aparato de propaganda del gobierno esté presionando a los ministros, a fin de imponer una especie de Ana Elizabeth García Vilchis en cada canal al aire, para cuestionar las opiniones de los conductores y analistas. A esta maniobra le han entrado tanto el vocero presidencial, Jesús Ramírez; como el titular del Sistema Público de Radiodifusión, Jenaro Villamil.

EL MINISTRO a cargo del asunto es Juan Luis González Alcántara, quien llegó a la SCJN con la 4T y que al parecer añora aquellos años en que fue asesor de Margarita López Portillo y desde RTC se decidía qué sí y qué no se podía decir en los medios electrónicos. De López Portillo a López Obrador… hay sólo un paso.

Reforma