Sylvia: 36 años de prisión, víctima del machismo – Daniela Ancira Ruiz

Sylvia creció en una familia de escasos recursos, a su mamá no la recuerda, pues la abandonó cuando ella era una bebé. Su papá estuvo privado de la libertad durante la mayoría de la infancia de Sylvia, por lo que solo lo veía en las visitas esporádicas al reclusorio. Sylvia creció con su abuelita, quien era trabajadora doméstica en casa de una señora que ella describe como “muy amable, noble, y buena persona.”

Vivió junto con su abuela en esa casa de los 4 a los 11 años de edad, llevando una vida tranquila, iba a la escuela, y le gustaba mucho. Sin embargo, cuando su papá salió de prisión, se la llevó a vivir con él, junto con su nueva madrastra.

El Universal