Informe presentado ayer concluye que los 43 normalistas están muertos

Por primera vez en lo que va del sexenio, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador aceptó la muerte de los 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa, desaparecidos la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.

«No hay indicio alguno de que los estudiantes se encuentren con vida; por el contrario, todos los testimonios y evidencias acreditan que estos fueron arteramente ultimados y desaparecidos», expresó ayer el comisionado para el caso, Alejandro Encinas.