El ministro populista – Juan Jesús Garza Onofre y Javier Martín Reyes

En tiempos en que la palabra ha perdido valor y el ambiente político se torna polarizado, se esperaría que el Poder Judicial se comporte con mesura y discreción. Al evitar caer en protagonismos innecesarios y sortear las inevitables provocaciones del día a día, la judicatura estará en mejores condiciones para dirimir disputas con razones y determinar el alcance de normas que van más allá de la coyuntura.

Sin embargo, tal parece que la necesidad por desviar la atención a partir de un discurso simplón y embustero, que busca agradar a toda costa al poder en turno, simplemente es más fuerte que la institucionalidad que reclaman estos tiempos.

Reforma