La Corte: ni pronta ni expedita – Joaquín López-Dóriga

Un pleito entre dos lo gana siempre el tercero. Florestán México se mantiene como el quinto país con mayor número de muertos por covid, que no es ajeno a la necedad de Hugo López-Gatell de no vacunar en su momento a los médicos privados como a los del sector público, lo que llevó a nuestro país a tener uno de los índices más altos de personal sanitario fallecido por el coronavirus. Ayer, a 26 meses de distancia del inicio de la crisis, la Suprema Corte salió con un fallo que confirma que aquí la justicia no es ni pronta ni expedita y que ese máximo tribunal está desconectado de la realidad y las necesidades vitales de millones de mexicanos. Sí, la Segunda Sala determinó que las autoridades encargadas de aplicar la vacuna contra el covid deben suministrar a médicos del sector privado las dosis y posteriores refuerzos en las mismas condiciones y tiempo que al personal del sector público de salud.

Milenio