Presos pagan hasta la celda donde duermen

No por nada la cárcel ha sido apodada “El hotel más caro del mundo”; ahí se paga por todo: desde apartar un lugar en la fila para poder ingresar al penal los días de visita, hasta por el derecho a una celda.

La Jornada Estado de México