La abstinencia de la Corte – Héctor Aguilar Camín

La Suprema Corte de México parece una invitada de piedra a la fiesta de las definiciones constitucionales que le urgen al país. Nuestro Estado de derecho no ha sido nunca motivo de orgullo. Ha sido una debilidad histórica de la nación, especialista en respetar las leyes en la forma y violarlas en el fondo. También en ejercer su dictum novohispano frente a las normas legales venidas de la metrópoli: “Obedézcase, pero no se cumpla”. En los últimos años, el Estado de derecho mexicano padece una debilidad adicional. Leyes fundamentales del país han sufrido cambios sustantivos y están vigentes, pero también están impugnadas, sujetas a querellas legales. Bajo la forma de controversias constitucionales, bajo la forma de acciones de inconstitucionalidad o bajo la forma de amparos ciudadanos, leyes clave promulgadas por este gobierno esperan la revisión y el veredicto final de la Corte. https://www.milenio.com/opinion/hector-aguilar-camin/dia-con-dia/la-abstinencia-de-la-corte