Arrestan a Florian Tudor, líder de la mafia rumana

Florián Tudor, “El Tiburón”, entró ayer por su propio pie a las oficinas centrales de la Fiscalía General de la República (FGR), citado para la diligencia de una investigación que inició por una denuncia de abusos policiacos en su agravio.

Desconfiado, tomó sus previsiones y previo a su comparecencia ministerial, tramitó un amparo y consiguió una suspensión para evitar su captura, aunque de nada le serviría.

Fue al estar instalado junto a un escritorio, en una de las oficinas de atención al público del primer piso del inmueble, que supo que todo había sido una celada.