Poder Judicial: garante del Estado de derecho – Claudia Ruiz Massieu

Un Estado democrático de derecho se funda sobre tres principios esenciales: el imperio de la ley, la legitimidad del poder público y la protección del régimen de derechos y libertades para todas las personas. El imperio de la ley significa que todas as acciones del poder publico deben estar subordinadas a un orden constitucional y legal establecido. La legitimidad del poder público exige la división de poderes para evitar abusos, así como las elección democrática de los representantes.