Las dictaduras y los abogados – Miguel Carbonell

A los dictadores no les gustan los abogados. Los desprecian porque loes estorban de la misma forma que les estorba las constituciones y las leyes. Lo suyo es gobernar sin ataduras, sin jueces que les digan lo que hay que hacer y sin nadie que les reclame cuando violen las normas jurídicas …

El Universal