Agenda Judicial – Editorial

Anteponer la presunción de inocencia a las denuncias sobre delitos sexuales, cuando se reclama la postulación para cargos de elección popular del denunciado, es confundir los requisitos electorales de honestidad y ejemplaridad ciudadana (calidad ética y moral) que debe tener el candidato electoral, con los requisitos penales de acreditación del delito y de la culpabilidad que debe haber para dictar una sanción penal. Provocar dolosamente esta confusión no sólo deslegitima la elección por evidenciar un favoritismo institucional que muestra el proceso electoral como un mero trámite (muy caro, por cierto) para empoderar a quien ha sido designado por la autoridad político-fáctica; también anula la importancia social de la denuncia penal pública y coadyuva a aumentar los niveles de impunidad. https://www.jornada.com.mx/2021/02/11/sociedad/031n1soc