Claroscuros de la reforma judicial – Mauricio I. Ibarra

El pasado 27 de noviembre, el Senado dio su visto bueno a una reforma judicial que pretende modificar siete artículos constitucionales. Su próxima aprobación por la Cámara de Diputados permitirá que, una vez votada favorablemente por 17 congresos locales, la Constitución establezca un cambio trascendental en la estructura y competencia del Poder Judicial Federal.

Es la reforma más ambiciosa desde 1994, cuando las instituciones judiciales se transformaron en un afán de
distinguir entre facultades administrativas y jurisdiccionales. La complejidad de los cambios propuestos hace
difícil pronunciarse tajantemente a favor o en contra de ella. Por ello concentraré mi análisis en pocos temas.

Excélsior