Ubican en Edomex a los ‘tomacasetas’

Al menos 45 kilómetros del Circuito Exterior Mexiquense (CEM) se han convertido en un tramo de terror para automovilistas que circulan por la vía. Asaltantes lanzan piedras a los parabrisas de los vehículos para obligar a los conductores a que se detengan para despojarlos de sus pertenencias. También colocan ponchallantas y obstruyen el paso para que los automóviles reduzcan la velocidad, y cuando lo hacen, los ocupantes son amenazados para que entreguen sus objetos. www.reforma.com

Reforma