Orden jurídico – Catón

C ompadezcamos a Meñico Maldotado: era corto en materia de entrepierna. Cierto día le dijo a su pareja en el Motel Kamawa: “Cuando llegué a la adolescencia mi padre me dijo que si fumaba no me crecería el asunto”. Acotó ella: “Y no le hiciste caso, ¿verdad?”. Aun así Meñico siguió el consejo de una canción que dice: “Trata de ser feliz con lo que tienes”, y se casó con Pirulina, muchacha sabidora. Al principiar la noche de las bodas le dijo con ternura: “No estés nerviosa, Piru. Seré delicado al consumar nuestro matrimonio”. “Estoy tranquila –replicó la desposada–. Con eso que tienes no podrías ser salvaje aunque quisieras”… Sobre este mismo Maldotado recordemos la ocasión en que una encuestadora le preguntó: “¿Qué cree usted que es más importante en el varón: el tamaño o la técnica?”. Respondió al punto Meñico: “Desde luego la técnica”. www.reforma.com

Reforma