La hora de Zaldívar – Carlos Bravo Regidor

Se está configurando un escenario muy comprometedor para la Suprema Corte. Primero, porque pronto tendrá que pronunciarse sobre la constitucionalidad de la consulta popular que ha propuesto el Presidente para llevar a juicio a los cinco exmandatarios que lo precedieron. Segundo, porque la iniciativa de reforma judicial elaborada por el ministro presidente, Arturo Zaldívar, y que en principio hizo suya el gobierno de López Obrador, tiene que pasar ahora por la aduana del Congreso, donde puede aprobarse sin modificaciones o terminar convertida en un Frankenstein legislativo. Y tercero, porque casi todas las nuevas leyes que se han promulgado bajo este gobierno están siendo impugnadas a través de amparos, acciones de inconstitucionalidad o controversias constitucionales que la Corte, tarde o temprano, tendrá que resolver. Vienen largos meses de tensión, disputas y presiones. La independencia de la Corte y el liderazgo del ministro presidente se van a poner muy a prueba. www.reforma.com