La reforma que viene – Sergio García Ramírez

Un notable jurista, Gustavo Zagrebelsky, describe un fenómeno frecuente en nuestros países: el diluvio de leyes. Son obra –dice– del “legislador motorizado”. Los congresos, urgidos por la circunstancia, encienden el motor y se lanza a legislar con diligencia, no siempre con reflexión. En este mare magnum puede naufragar la justicia. Por supuesto, necesitamos leyes. Queremos vivir en un Estado de Derecho. Por las leyes son como los medicamentos: han de prescribirse y aplicarse con experiencia y prudencia. En ocasiones el remedio puede ser peor que la enfermedad. ¡Cuidado!