Corte independiente – Francisco Zea

Estamos acostumbrados en este país a que todo sea tenebroso. Que cualquier persona que figura en el ámbito público, es claramente, una rata. Que finalmente, propugnamos por un sistema de gobierno, basado en la “peorcracia”. O sea el gobierno de los peores, por los peores motivos. Son los “peorcratas” un grupo de incompetentes, que no tienen competencia alguna, pero que reconocidos estúpidos útiles son buenos para ponerlos en distintos puestos. En este punto quiero poner énfasis en el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. A Arturo Zaldívar lo conozco como maestro, era el más prestigiado docente en materia constitucional. Y que en contraposición, nada tiene que ver con esa espiral de incompetentes. Si en algún momento accedió a ser ministro fue porque tiene una sed irreductible de modificar un poder, que lejos de ser independiente, se había convertido en comparsa de los poderosos.