Contra la corrupción y el nepotismo

Nada daña tanto al Poder Judicial de la federación ni mina tanto su legitimidad como la corrupción y el nepotismo. Aunque la mayor parte de los juzgadores federales son personas honorables y comprometidas, que dejan la vida en el servicio también es cierto que existen redes de encubrimiento, tráfico de influencias, y cotos de poder en los que prevalece la arrogancia de servidores públicos, que creen tener patentes de corso para disponer de la impartición de justicia en su beneficio propio.