La renuncia y lo que viene – Javier Solórzano Zinser

Las prisas y las torpezas de Peña Nieto lo llevaron a colocar a como diera lugar a Eduardo Medina Mora como ministro de la Corte. Por lo que ha dado a conocer la apresurada Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), se presume que se quería acomodar al todavía ministro para que de alguna u otra forma se le protegiera. Falta mucho por conocer en relación al caso. La tarea de la FGR tendrá que demostrar que las acusaciones en contra de Medina Mora son comprobables y ciertas. En función de lo que a lo largo de varios años se venía diciendo respecto al ministro, queda la impresión de que está pasando lo que iba a pasar. Era previsible que se fueran en contra de Medina Mora por la información que ya circulaba, desde hace tiempo, sobre presuntas irregularidades en los diferentes ámbitos laborales en los que ha participado, a lo que se suman sus relaciones con personajes detenidos y con los cuales se presume tiene nexos más allá de la amistad.