Justicia – Edgar Elías Azar

Si el deseo, en la verdad , es el de construir una sociedad democrática moderna, debemos comenzar por entender a la justicia; en tanto función del Estado, en tanto una institución y un valor irremediablemente necesario para asegurar la libertad, la igualdad, la añorada paz y el bien común. La justicia como valor es materia de todos: de gobernantes y gobernados, de políticos y empresarios, de jueces y legisladores, de niños, adolescentes y adultos. La justicia como valor no conoce fronteras ni naciones, no conoce tamaños ni tampoco jerarquías, no reconoce géneros. La justicia es el ideal más alto al que los individuos debemos aspirar. Para los griegos era una virtud, para los liberales modernos es una forma de justificar los principios básicos que nos deben regir en el ámbito público.