Teniente sentenciado dará batalla a fallo

La guerra contra el narco, emprendida por el entonces presidente Felipe Calderón todavía no iniciaba y los cárteles de la droga ya habían comenzado a infiltrarse y a ejercer presión en elementos de las Fuerzas Armadas y de Seguridad Pública. Era agosto de 2005 y en el depósito de la Décima Compañía Regional de Materiales de Guerra de la X Región Militar en Mérida, Yucatán, se registró un faltante de 55 granadas de mano MKIIIA3 y 52 granadas de mano M26M que terminaron en manos del Cártel del Golfo. Las sospechas y las investigaciones condujeron al teniente de Materiales de Guerra, Jorge “N”.