‘El pueblo también quiere ser escuchado’

A Villahermosa, Tabasco, llega en avión y comienza la carrera. Seis horas a ras de tierra, cruzar la Selva Lacandona, zonas sin señal telefónica ni policías ni gasolinerías. Llegar por Guatemala o en helicóptero parece más sencillo pero al Presidente López Obrador le gusta sincronizarse con el trapiche del siglo pasado. Va tras su visita número 42 a un hospital rural del IMSS, en el municipio Benemérito de las Américas, al oriente de Chiapas, a la orilla del río Usumacinta, junto a Guatemala. Cree que sólo así se entera de las medicinas que faltan, de las camas que faltan, las ambulancias que faltan. Comenzó en julio y lleva recorridos 42 de 80 hospitales en doce estados.