Agenda Judicial – Editorial

Las modificaciones constitucionales anunciadas para eliminar los obstáculos que impiden disminuir los salarios judiciales y de otros funcionarios evidencian la concepción de lo legal de quienes suponen que basta modificar un artículo para que la realidad cambie. Si la Constitución federal contiene disposiciones propias de leyes secundarias es, de nuevo, por la idea de que la Carta Magna es sólo una ley más que puede modificarse con los mecanismos legales respectivos. Si el partido en el poder cuenta con las mayorías legislativas para hacerlo, no significa que ese poder de cambio se traduzca en un cambio legal. El concepto de Constitución Nacional es mayor al del contenido de sus numerales. Y ello no puede modificarse gratuitamente: la Constitución define la evolución y alcances de una nación, no de un momento en la historia.